Imágenes Grandes

Imágenes Grandes

La impresión en gran formato ha avanzado y se ha hecho más económica y se utiliza para comercios, eventos, publicidad y servicios. Los diseños para gran formato apuntan a grandes distancias, por lo que se deberá tener en cuenta la legibilidad de la tipografía; además, como se realizan en impresoras de chorro de tinta, se deberá trabajar en colores CMYK, sin incluir tintas directas y tener atención al proceso de impresión. Aunque las resoluciones suelen ser de 300 puntos por pulgada (ppi), en la distancia serían excesivas 200 ppi, porque se perdería esa resolución; por eso a cierta cantidad de metros se utilizan resoluciones de entre 40 y 72 ppi. Otra característica es trabajar con vectores, para asegurar una mejor impresión con un archivo más liviano. Con vectores, será más práctico trabajar con archivos pdf, que los conservan, a diferencia de los jpg o tiff. Los materiales podrán ser lonas vinílicas, vinilos adhesivos, vinilos adhesivos transparentes, plásticos, backligth, fronlight, pero siempre teniendo en cuenta la particularidad de cada uno. Generalmente, los impresores hacen ajustes para contrarrestar sus efectos. Para hablar del gran formato, es necesario conocer los tamaños de impresión estándar en fotografía y que por lo general se imprimen en cualquier laboratorio fotográfico que, medidos en pulgadas, son: 4 × 6; 6 × 8; 6 × 9; 8 × 10; 8 × 12; 11 × 14; 16 × 20; 20 × 24 y 30 × 40. Otro punto será que todas las cámaras digitales tienen una proporción de imagen similar a los tamaños 4 × 6; 6 × 9 y 8 × 12. En estas medidas prácticamente se respeta 100% la imagen, pero esto no es necesariamente lo adecuado; posiblemente se quiera hacer sólo la impresión de cierta área de la toma, así que se puede jugar con otros tamaños de impresión, teniéndose cuidado en mantener cierta resolución para que la imagen no pierda calidad. Si bien se podrá trabajar con formato jpg, será recomendable hacerlo en raw, que se consideran originales y de ahí se pueden obtener copias para hacer impresiones; si se llegara a estropear una copia, se podrá hacer una nueva, sin la preocupación de perder archivos importantes. Además, si estuvieran en CMYK se tienen que convertir a RGB, para evitar problemas en la calidad de los colores. Otro medio para imprimir una imagen es con una impresora de calidad fotográfica o profesional; las ideales para este tipo de impresión son las de inyección de tinta. En este caso, se debe de saber utilizar muy bien un programa dedicado al diseño para hacer los ajustes de impresión necesarios. En esta forma de trabajo los archivos deben estar en CMYK; con este modo de color se tiene una gama mucho mayor que en RGB, al contrario que en el minilab de los laboratorios fotográficos. Al trabajar con inyección de tinta existen muchas ventajas, ya que se podrá imprimir en diferentes tipos de papeles, dependiendo de las características de la impresora o plotter que se utilice, también se puede obtener el tamaño de impresión que uno desee; la única restricción es el ancho de impresión.   30/09/2015 ep