Una Mirada Hacia Adentro

Una Mirada Hacia Adentro

El consumidor tiene la primera visión de un comercio a través de sus vidrieras, de allí la importancia de que realmente llamen la atención de quienes pasan frente a ellas. Hay varias formas de concitar la atención del caminante. En general, al pasear por la calle, lo que más convoca la mirada de la gente son las cosas que se mueven; pero la mayoría de las vidriera son exhibidores estáticos, por eso, una de las primeras recomendaciones es colocar algún producto que se mueva o alguna pantalla con imágenes llamativas. Otra alternativa se puede dar a través de la tendencia a contribuir con el cuidado del medio ambiente. En esa línea, colocar elementos reciclados puede ser una medida para que el paseante dedique su tiempo al local, con una buena impresión. Pero también el contraste de lo nuevo con lo usado ayudará a crear un ambiente. Interrumpir el patrón sigue siendo una alternativa válida a la hora de llamar la atención: muchos objetos similares y uno que pertenezca a otra línea en tamaño, color, tipo, será una buena medida para atraer las miradas. En ese sentido, también el contraste de luz, color, materiales y texturas puede ser una herramienta muy útil y potente para invitar a los clientes a distinguir un mensaje distinto. Además, la simple disparidad en el tamaño o la forma geométrica normal es una atracción fuerte; y el factor sorpresa puede ser una buena manera de atraer miradas. El encargado tendrá que tener en cuenta el punto focal y atender a la fuerza del color, ya que detrás de cada color se esconde una sensación. Una vez adentro del local se podrán crear paisajes u obras de arte con los prodructos, siempre y cuando respeten el mensaje a transmitir y generar interactividad apoyándose en la tendencia generada por internet: el cliente será un cómplice gracias a la aplicación de nuevas tecnologías.   15/04/2015 ep