Señalética E Identidad

Señalética E Identidad

Los sistemas de señalización son esenciales en la formación de la imagen de una empresa, ayudándolas a sobrevivir en un mercado competitivo.  Como una extensión de su imagen pública, algunas empresas e instituciones utilizan la señalización interior para identificar los diferentes departamentos de atención al público. Esto ayuda a reducir costos de operación colocando directorios y señalamientos en lugares estratégicos para reemplazar a recepcionistas. Además para prevenir accidentes y pérdida de tiempo, muchas plantas han adoptado sistemas completos de señalización ya que los empresarios están conscientes de la importancia de la seguridad industrial. Por otra parte, la identidad corporativa es la manifestación física de la marca de una entidad. En general incluye una marca y elementos de soporte generalmente coordinados por un grupo de líneas maestras. Estas líneas maestras establecen cómo debe aplicarse la identidad corporativa identificando los colores, tipografías, organización visual de páginas y otros métodos para mantener la continuidad visual y el reconocimiento de marca a través de todas las manifestaciones físicas de la misma. Para establecer una identidad corporativo se recurrirá a la señalética, para lo cual será de importancia tener en cuenta las diferencias entre esta y la señalización. La señalización tiene por objeto la regulación de los flujos humanos y motorizados en el espacio exterior; es un sistema determinante de conductas; el sistema es universal y está ya creado como tal íntegramente; las señales preexisten a los problemas, han sido normalizadas y homologadas y se encuentran disponibles en la industria; es indiferente a las características del entorno; aporta al entorno factores de uniformidad; no influye en la imagen del entorno y concluye en sí misma. Por su parte, la señalética tiene por objeto identificar, regular y facilitar el acceso a los servicios requeridos por los individuos en un entorno definido; es un sistema optativo de acciones, las necesidades particulares determinan el sistema; el sistema debe ser creado o adaptado en cada caso particular; las señales son consecuencia de los problemas específicos; las señales deben ser normalizadas y homologadas por el diseñador del programa y producidas especialmente; se supedita a las características del entorno; aporta factores de identidad y diferenciación, refuerza la imagen pública, y se prolonga en los programas de identidad más amplios.