Mucha Tela Para Diseñar

Mucha Tela Para Diseñar

El diseño textil puede ser útil para diferentes rubros y actividades. Las opciones son de las más variadas en un mercado competitivo y más creativo. El diseño textil es una disciplina que apunta a la creación de productos para esa actividad, como fibras, hilos, tejidos y con características especiales. Todos estos elementos están destinados a satisfacer las necesidades más variadas. Los productos constituyen los insumos para otras áreas como la vestimenta y la tapicería, o los textiles técnicos, que son aquellos tejidos especializados que se fabrican para usos médicos, arquitectónicos, ingenieriles, deportivos, entre otros. La materia prima para esta industria se extrae de las más disimiles fuentes, como el pelo de las ovejas que utiliza para la fabricación de lanas finas y de calidad. O la extracción de materiales especiales del subsuelo, que se emplean para confeccionar hilados. Este tipo de diseño se dedica también a determinar las cualidades estéticas que deben poseer los textiles en su estampado o en la metodología de fabricación, que puede ser manual o mecánica. Abocándose al estudio, diseño, desarrollo y producción de textiles, plásticos o cueros, los cuales pueden estar ensamblados o estampados. La actividad tiene un campo de aplicación que abarca desde el área industrial hasta la empresarial, donde puede desempeñarse como diseñador en un estudio, en el departamento de diseño de una industria, como creativo o consultor en una empresa. La disciplina implica el conocimiento de fibras, hilados, tramado, teñido y artes gráficas, procesos involucrados en la fabricación de telas. El diseñador debe resolver las problemáticas implicadas en la fabricación textil de una forma técnica y creativa, interviniendo en los procesos de tejido y estampado de las telas. Entre las aplicaciones del diseño textil está el diseño de tejidos, plano y de punto. El diseño de los estampados, de los textiles técnicos y de las telas compuestas (recubiertas).