Imprimiendo Sobre El Automovil

Imprimiendo Sobre El Automovil

Los últimos desempeños de la tecnología de impresión han llevado a ampliar su horizonte hasta algunos sitios que no parecían de su incumbencia, como la industria automotriz. Desde hace muchos años, los manuales de instrucciones de los automóviles, las etiquetas de las autopartes y la documentación obligatoria para circular ha sido materia de la industria gráfica. Pero lo que parecía que quedaba allí se amplió y su influencia alcanzó a otros sectores del vehículo. Así, en el tablero, los mandos del navegador, el indicador de velocidad, de revoluciones, de temperatura, combustible y todos los demás, tanto como la botonera y fondo del autoestéreo han sido impresos. La mayoría de los adhesivos del automóvil se han producido en una impresora de inyección de tinta: la información del airbag, la etiqueta que precisa la presión de los neumáticos que va en el interior de la puerta del conductor o el adhesivo que sugiere el tipo de combustible a utilizarse en la boca del depósito, también. Además, ya son muchos los países donde las chapas patentes se imprimen. Antiguamente, se estampaban con grandes máquinas balancines, para darles el relieve necesario para los números pudieran ser vistos. Sin embargo, las tecnologías de reflexión otorgan excelentes resultados, por lo que imprimir las matrículas ha resultado ser una mejor decisión. Para eso, las cifras, letras y símbolos se imprimen sobre una lámina de vinilo que luego se transfiere o simplemente se pega. El proceso de estampado, de esta manera, va siendo, de a poco, desplazado por el de impresión. Ante estas aplicaciones podrían aparecer como obvios los vinilos que recubren las cargas de los camiones de reparto o las identificaciones publicitarias sobre las camionetas que transportan mercaderías, tanto como el ploteo de automóviles con imágenes de sus empresas. También, se aplican recubrimientos con diversos acabados para que su propietario se sienta a la moda. Los visitantes de la última edición de Expo Sign pudieron ver este tipo de aplicación en directo y seguir el proceso de transformación en los stands de las empresas dedicadas a esta tecnología. Esta aplicación, permitió que en algunos países cualquier automóvil de cualquier color sea recubierto con láminas vinílicas que le dan el aspecto exterior requerido para transformarlos en taxis. Luego de circular durante varios miles de kilómetros, esos coches son despojados de su cubierta y retornan a su apariencia original. La mayor parte de la tapicería de asientos, puertas y alfombras son impresiones por sublimación de tinta sobre tejidos y otros materiales textiles. Más allá van los automóviles de más alta gama, donde tableros, asientos, puertas y hasta vasos son impresos con iniciales o diseños elegidos por su dueño. Pero también hay otras tecnologías que se usan para que su vehículo funcione como lo dispuso el diseñador: antes de ser fabricados, modelos en escala son realizados por una impresora 3D, para evaluar forma y aerodinamia en un túnel de viento. Quizá no falte mucho, para que un automóvil pueda ser impreso en tres dimensiones al gusto del usuario. Finalmente, cuando el vehículo se desplaza por rutas y calles, su conductor irá viendo la cartelería indicatoria que ha sido impresa. La relación entre el mundo gráfico y la industria automotriz se ha ido profundizando y todo indica que seguirá ese camino en el futuro.   15/09/2015 ep