Consejos Para El Cuidado De Equipos

Consejos Para El Cuidado De Equipos

Recomendaciones para mantener equipos solventes, que ayudarán a que las máquinas de gran formato duren más tiempo.  Tal como un automóvil necesita de mantenimiento regular, cambio de aceite y revisión de llantas, las máquinas solventes de impresión en gran formato también necesitan recibir una atención constante. Las rutinas de cuidado del equipo y sus componentes ayudarán a ahorrarse dinero y dolores de cabeza, pues el mantenimiento deficiente demandará una reposición más frecuente de partes esenciales, mientras que un trato adecuado alargará la vida de la impresora. Cuando su máquina de impresión no se encuentra en estado óptimo, su eficiencia se verá gravemente afectada, es decir, el consumo de tinta y el desperdicio de materiales será mayor y, por tanto, no se estará gastando más de lo necesario. Asimismo, los operadores tendrán que repetir trabajos si no obtienen un buen resultado desde la primera impresión. Sin un mantenimiento preventivo, sus equipos están más expuestos a presentar una falla en un momento inesperado. Esto, además de los elevados costos que seguramente tendrá la reparación, implicará posponer fechas de entrega de trabajos, lo cual va a repercutir en la satisfacción de sus clientes. Lo mejor es no arriesgarse y adoptar desde hoy las medidas básicas para la protección de sus máquinas. Para hacer una limpieza del sistema de tintas, se necesita una botella de residuos, que es la parte final a la que llegan los desperdicios de tinta después de que se limpia los cabezales y se lava las boquillas (nozzles). La mayoría de las impresoras cuentan con una bomba o un sistema de bombas que extraen los residuos de tinta a través de los cabezales y los empujan hasta el depósito de residuos. Esto ayuda a mantener la tinta en constante flujo. Hay que asegurarse de que el sistema esté completamente sellado, pues de lo contrario entrará aire cuando la bomba intente jalar la tinta del cabezal. Los distintos factores pueden causar problemas de sellado entre los cabezales y las tapas son empaques de caucho viejos y desgastados; la mala alineación entre los cabezales y sus tapas; problemas con el motor. Las tapas de los cabezales también deben permanecer libres de residuos de tinta, para evitar lo más posible su degradación. Se recomienda utilizar un hisopo con una solución especial y limpiar con regularidad. Otro componente crucial son los limpiadores (wipers), que usualmente son pequeñas hojas de caucho que pasan de un lado a otro de los cabezales, de manera periódica durante la impresión. Es un mecanismo similar al de un limpiaparabrisas. Es importante que los limpiadores se mantengan libres de tinta seca porque si quedan pigmentos o partículas de tinta, podrían transferirse a los orificios de los cabezales causando resultados indeseados.   Rutina básica Incluso si no se piensa utilizar la máquina por unos pocos días, no hay que dejar de realizar la rutina diaria de limpieza del equipo. Mantener los cabezales húmedos y la tinta en flujo constante es vital. Para que los canales CMYK se mantengan en uso, es importante imprimir barras de los cuatro colores, con una densidad al 100%. En caso de que utilice cian light y magenta light, se debe imprimir barras al 40%, sólo para verificar que estos tonos están siendo usados por el RIP. Es necesario realizar la misma operación si tiene colores naranja, verde o blanco. Algunos equipos poseen una delgada “línea confidencial” que se imprime automáticamente en el borde del gráfico para asegurar que todos los colores estén siendo usados a la vez. Si la máquina no tiene esta opción, se puede crear una propia línea usando la cantidad de tintas que posee la impresora. Las partes mecánicas también necesitan atención regular. Por ejemplo, el riel por donde pasa el carro de los cabezales debe permanecer libre de contaminación y ocasionalmente debe lubricarse con un producto recomendado. Por otro lado, la banda decodificadora (encargada de determinar la posición del carro) debe limpiarse con alcohol isopropílico o con una mezcla ligera de agua con jabón. Los paneles de control suelen ser membranas sensibles al tacto. El uso normal no tiene porqué comprometer su funcionamiento, por lo que no está de más recordar a los operadores que activen los botones e interruptores con gentileza. Con respecto a los componentes electrónicos, hay que tomar en cuenta que los circuitos son muy sensibles a los cambios de voltaje y a la estática. Proteja su maquinaria con reguladores que mantengan una corriente estable, para evitar que un repunte de electricidad dañe el sistema. Algunas soluciones convencionales para esto son sprays antiestáticos, conexión a tierra y ajuste del nivel de humedad en el ambiente, aunque en ocasiones no es posible eliminar la estática por completo. Si existen reservas para que el equipo de trabajo ejerza un mantenimiento regular, el cuidado constante evitará costosas reparaciones posteriores, y prolongará la duración de cada una de las partes de la máquina.